Reflexiones Culinarias

¿Por qué trabajamos bajo pedido?

¿Cómo trabajamos en Abuelo Erico? Podríamos decir que no somos una pastelería convencional. Trabajamos con materias primas de temporada y lo hacemos bajo pedido. ¿Por qué? Porque entendemos que esa es la mejor forma de conseguir productos de calidad, que contengan los nutrientes que necesitamos y, al mismo tiempo, mejoramos el precio del producto.

Como comentamos en otras ocasiones, estamos interesados en ofrecer a nuestros clientes pastelería casera y que no sirva sólo para ingerir azúcar sino también como alimento. Nos importa ofrecer alternativas sanas y saludables.

 

La velocidad de nuestras vidas hace que muchas veces no podamos detenernos a comer bien. Esto sucede no sólo en las mesas dulces (desayunos, meriendas, cumpleaños y eventos familiares) sino también en las comidas diarias. Y lo cierto es que eso está penalizando bastante nuestra salud. Los niveles de obesidad infantil son muy altos (ojo, los de los adultos también), los malos hábitos de consumo se reproducen por doquier y desde pequeños estamos dejando que nuestros niños consuman unas cantidades brutales de azucares y grasas saturadas que luego complicarán su salud. Esta costumbre de comer de forma incorrecta hace que no consigamos los niveles necesarios de “energía” para funcionar y provoca que comamos en exceso. Al cabo del día puede tener uno la sensación de que ha estado comiendo mucho y, aún así, estar cansado o con el estómago vacío. Esto se debe, sin dudas, a un errado consumo de alimentos.

 

Por eso, Abuelo Erico ofrece pastelería con diferentes tipos de harinas, azúcares y productos frescos (frutas, verduras, quesos, etc.). De esta manera, estaremos introduciendo en nuestra dieta productos que de otro modo quizás no consumimos aunque sí necesitamos. Afortunadamente, según los últimos estudios los niveles de sobrepeso infantil están descendiendo porque -poco a poco- se está empezando a considerar una nueva manera de alimentación. Es hacia allí adonde queremos dirigirnos con este proyecto que tripulamos y por eso decimos que no sólo cocinamos sino que producimos, y queremos hacerlo con vosotros, conocimiento.

Trabajamos bajo pedido, además porque no utilizamos ningún tipo de conservante  ni aditivo ni nada que se le parezca. Como decimos, cocinamos nosotros para evitar que nuestros clientes ensucien su cocina y/o si no tienen tiempo y desean comer sano.

Contamos con una carta que vamos ampliando semana a semana. Probamos cosas nuevas, ingredientes diferentes y de temporada y estamos a vuestra disposición para poner en práctica esa receta que os da un poco de pereza o no tenéis tiempo de ejecutar.

 

Esperamos que nuestra propuesta os guste y podamos ayudaros a mejorar la propuesta pastelera de vuestra casa. Tenemos que pensar en lo importante que es la alimentación en nuestras vidas no porque haya que vivir para comer, sino porque hay que comer para vivir.

 

Si os pareció interesante el artículo, os agradecemos que lo difundáis en las redes.

 

 

 

 

Anuncios
Sin categoría

Pastel tres leches, con un toque personal

Este fin de semana estuvimos trasteando en la cocina y probando nuevas cosas recetas para poder ofrecerles. Hicimos caso a nuestro @catadoroficial (*) , un goloso profesional que se hubiera llevado de mil maravillas con mi abuela Lala y probamos hacer el pastel tres leches. La verdad es que nunca lo había probado y me parecía, a priori, demasiado dulce. Sin embargo, es cierto que uno se debe a su público y, afortunadamente, hay público para todo.

Les presento, entonces, nuestra #tartatresleches con toque personal y les cuento un poco su historia para que sepan de dónde viene.

Esta tarta entró en mi vida hace como tres años cuando @catadoroficial hizo un viaje relámpago a Chile. Allí la probó y volvió extasiado. Desde entonces, intento encontrar la mejor receta posible y este fin de semana me animé.

Es una tarta típica de América Latina y en cada país tiene su toque de distinción, dependiendo un poco de el producto más típico. Es muy importante el bizcocho con el que se trabaje dado que es un pastel “borracho”, muy húmedo por el aporte que le dan los tres tipos de leche que lleva (leche condensada, leche evaporada y crema de leche).

El origen del pastel de tres leches es discutible. La mayoría de los historiadores le dan el crédito a Nicaragua de la invención del pastel. Otros le dan el crédito a México ya que tenía recetas similares el pastel de tres leches. Lo que prácticamente todos los historiadores suponen, sin embargo, es que la receta se originó en algún lugar de América Latina, como una campaña promocional realizada por una compañía productora de leche enlatada para aumentar sus ventas. Esto puede haber sucedido hacia finales del siglo XIX o a comienzos del siglo XX, ya que la leche condensada y la evaporada estuvieron disponibles por primera vez en las décadas de 1850 a 1870. El pastel de tres leches es particularmente popular en Nicaragua, México, Cuba, Puerto Rico, Venezuela, República Dominicana y Guatemala.

Fuente: http://www.ehowenespanol.com/

Cada uno luego le da su toque personal, hay quien le agrega algún tipo de brandy o coñac en nuestro caso le agregamos un poco de dulce de leche (hay quien bautizaría, entonces a este postre “cuatro leches”) y para la decoración un poco de azúcar glass y pepitas de chocolate.

La decoración luego dependerá de cada momento y gustos, también se le puede poner fruta abrillantada, o merengue o algo que neutralice un poco el dulzor.

En favor del @catadoroficial debo de decir que no es tan tremendamente dulce como me la imaginaba y se come muy bien con un café o infusión. Tiene un sabor delicado y muy agradable porque el bizcochuelo cuenta con una textura esponjosa que permite la absorción del liquido muy bien.

Os animo a probarla, no van a empalagarse y la van a disfrutar mucho.

Si este post os ha gustado, os agradeceré lo difundáis en las redes.

(*) Prometemos revelar en algún momento su identidad, pero por ahora preferimos que quede en el anonimato para no robarle protagonismo a la tarta que nos ocupa 🙂